Cambiar color de fondo del div por clase
¿Qué es el Branding? guía sencilla para entender los conceptos básicos

¿Qué es el Branding? guía sencilla para entender los conceptos básicos

Introducción

El Branding se ha convertido en el centro de las miradas estos últimos años y es común escuchar a las personas y empresas hablando de esto de manera constante y aunque algunas tienen clarísimo el concepto, existen otras personas que no lo entienden completamente (esto es natural y como creativos debemos dejar de pensar que todos entienden cuando hablamos de estos temas y acompañar más a nuestros clientes en este proceso de aprendizaje). 

Este blog es exactamente para eso, para explicar los conceptos básicos que rodean todo el tema del Branding y que entiendas el qué, cómo, cuándo y para qué. 

¿Qué es el Branding?

El Branding ha sido asociado a múltiples conceptos a lo largo del tiempo, esto se debe a que su concepción tiene una relación directa con el desarrollo y los procesos evolutivos de la humanidad. 

Si nos vamos a la prehistoria, el concepto de Branding nace como una herramienta para diferenciar qué le pertenecía o no a una persona, por ejemplo, desde los años 2.000 A.C. Los propietarios solían diferenciar su ganado de otros gracias a unas marcas (símbolos) hechas con calor sobre la piel de los animales. Esto crea una relación directa entre la simbología y las marcas. (por esta razón muchos aún relacionan Branding = Logo).

Tiempo después de la segunda guerra mundial, donde se da la revolución industrial empezamos a ver las producciones a gran escala que buscaban satisfacer las necesidades de los consumidores, esto generó una necesidad, tener una marca que diferenciara un producto de otro, convirtiendo este atributo en una señal de calidad, seguridad, entre otras cosas. Entre 1870-1920 el Branding empezó a tener una mayor acogida y comienzan a aparecer esas grandes marcas que todos conocemos: Coca-Cola, Pepsi, Colgate. Tiempo después, “la marca” empezó a ir más allá de la identificación y diferenciación del producto estando presente en papelería, cajas de envío, camiones de transporte, es decir, en todo aquello que pudiera aportar el posicionamiento frente a la competencia. 

Este fue el punto de quiebre para identificar que el Branding es una herramienta fundamental dentro del proceso de mercadotecnia, factores como los avances tecnológicos y el cambio de mentalidad del consumidor ha llevado al concepto a evolucionar constantemente, pasando de enfocarse solamente en el producto a entender más al consumidor y sus necesidades. 

Actualmente, después de leer distintos autores y tomar distintas perspectivas dentro de nuestro estudio entendemos el Branding como un enfoque estratégico para crear y gestionar las marcas; es un conjunto de acciones y procesos que nos permiten entender, organizar y administrar todos los activos distintivos de una marca (tangibles e intangibles), todo esto con el fin de crear una conexión con el público y los consumidores, una experiencia alrededor de la marca que sea diferencial y coherente a lo largo del tiempo.

Si te preguntas: ¿Qué son los activos distintivos de una marca (tangibles e intangibles)? pues bien. Los activos de marca tangibles son aquellos relacionados con su sistema visual (Logo, colores, tipografías, recursos gráficos, etc) mientras que los intangibles, son aquellos relacionados con la parte estratégica y conceptual (el propósito, los valores, la voz, la personalidad, etc.).

¿Cómo se realiza un Branding?

Un proceso de Branding es una mezcla entre un trabajo creativo y uno estratégico, ya que buscamos generar una conexión entre esos activos de los que hablábamos en el apartado anterior. 

Basándonos en lo anterior, nosotros en Orión Estudio dividimos el proceso en tres etapas fundamentales (y no negociables) y siete dimensiones, las cuales, nos permiten crear o trabajar una marca fuerte a través de la identificación de todos los elementos tangibles e intangibles.

1. Fase de investigación 

Como todo proceso de creación, para iniciar necesitamos identificar y reconocer el contexto en el que se desenvuelve o se desenvolverá la marca. Para esto, te recomendamos hacer un proceso de análisis de los factores externos e internos relacionados con el negocio, esta fase se enfoca en toda la parte racional de la marca, por ejemplo: 

  1. Identificación o creación del modelo de negocio (puedes usar el modelo Canvas)
  2. Análisis de los macroentornos: políticos, sociales, económicos, tecnológicos, ecológicos y legales.
  3. Matriz DOFA: Debilidades, fortalezas, oportunidades y amenazas.
  4. Benchmarking: esto se refiere a un análisis de tu competencia.
  5. Revisión de tendencias en la industria
  6. Creación o identificación de tu público objetivo 
  7. Mapa de empatía: es un modelo que estructura las acciones y emociones de un usuario. 

Si te gustaría que hiciéramos un artículo profundizando en el uso de estas herramientas déjanos un comentario.

2.  Fase de conceptualización

Aquí empezamos a trabajar en conectar esa parte racional con lo emocional, es aquí donde nos enfocamos en dos cosas fundamentales: 

  1. El propósito de tu negocio: tu razón de ser, el por qué haces lo que haces, para quién, cómo lo logras.
  2. El concepto creativo: es la idea principal sobre la cual estructuramos la marca, para nosotros es como el puente entre nuestro propósito y nuestros clientes, es la forma en que lo comunicaremos tanto gráfica como verbalmente.

3. Fase creativa

Esta es la fase que la mayoría conoce y relaciona con el Branding, (es la fase favorita de la mayoría de creativos) ya que es aquí, donde por primera vez vamos a pasar esos activos intangibles a tangibles, es decir, a partir de este momento empezamos a trabajar en el sistema visual basado en las fases anteriores, esto es lo que permite crear una marca coherente y fuerte, cimentada en una estrategia y un propósito claro. ¿Qué incluye esto?

  • Logo y variaciones
  • Colores corporativos
  • Tipografías
  • Recursos gráficos como: iconos, figuras, vectores
  • Lineamientos fotográficos

4. ¿Cuándo debo hacer un Branding?

Hay dos puntos en el ciclo de vida de un negocio en los cuales te recomendamos hacer un proceso de Branding. 

  1. Al iniciar tu negocio: ya que es aquí donde estructuras tu marca y empiezas a construir la relación con el público, si tu idea es empezar con todas las herramientas que aumenten la probabilidad de éxito, esta debería encabezar tu lista de prioridades.
  2. Cuando sientes que el propósito o valores de tu marca han cambiado o no tienen coherencia con como se ve, se siente, se comunica y relaciona tu marca con el mundo. Es el momento propicio para una revisión y ajuste en tu estrategia de Branding.

5. ¿Para qué hacer un Branding?

El branding tiene distintos objetivos, algunos son:

  • Crear una identidad que le permita a tu marca diferenciarse y generar un reconocimiento en el mercado.
  • Crear una experiencia única y memorable. 
  • Generar una conexión racional y emocional con las personas.
  • Aumentar la confianza y credibilidad en tu negocio.
  • Crear un ambiente empresarial que sea rentable, distintivo y que apoye a mejorar la actividad del negocio.
  • Alinear y enfocar las distintas actividades y áreas de negocio a través de la coherencia.

Este es uno de los temas más amplios (y que más disfrutamos) y fácilmente podemos dedicar más de un contenido, debido a su complejidad e importancia en el mundo empresarial (y personal). Sin embargo, debes enfocarte en entender lo simple y general para poder hablar de aspectos más específicos y técnicos.

El Branding es uno de los fuertes de nuestro estudio, si te gustaría tener una asesoría para revisar el estado de tu branding o tienes alguna duda que desees que te aclaremos escríbenos un mensaje a través de nuestro formulario.

Gabriella Cancino

Gabriella Cancino

¿De que te gustaría que hablaremos en nuestro
próximo blog?

Estaremos atentos a tus comentarios

También podría interesarte